viernes, 6 de octubre de 2017

The Cure para no morir en las mañanas

Hoy el Guatapurí amaneció tranquilo. Se nota verde por el reflejo de los árboles de los costados y la luz de la mañana le hace brillar como si allí habitara un hada mágica. Estoy tomando un descanso o contestando una llamada y lo veo desde mi lugar en el mundo. Allá, de aquel lado del mundo, en las orillas del río, los vendedores organizan sus chazas y las mujeres, van en bañadores o en pequeños pantalones de jean acompañadas siempre por chicos sin camisas que llevan latas de cerveza en las manos. Es temprano en la mañana, y aunque de aquel lado del mundo suena la música con sus pitos y sus alaridos, en mi cabeza siguen danzando esas voces tristes que dicen lo de Remembering you standing quiet in the rain pero aquí el sol calienta como loco, nena. Veo a mujeres de bellos traseros que siguen caminando por el borde del río, riendo, algunas entran al agua y beben cerveza, otras simplemente se acomodan sobre las piedras y dejan pasar el rato. Debe ser viernes, que es, creo, el día menos triste de todos y siento que algo estoy haciendo mal pues debería estar allí con el agua fría hasta la cintura y varias cervezas en la cabeza pero por el contrario, en mi cubículo me espera una hoja de cálculo para que le exprima verdades y el río se ve distante desde aquí. Sigo la estela invisible que mandan mis auriculares desde el escritorio e imagino los golpes en la batería y una voz que me dice algo de ti, quizá un Whenever I'm alone with you/ You make me feel like I am fun again. Ese algo que me da alivio, esa canción de amor, ese algo que me cura de estas mañanas. Ahora estoy sentado frente a la pantalla y veo barras, datos y más datos y por entre las celdas de la hoja de cálculo veo como caen en cascadas, el agua y los sueños y veo claro a las muchachas con la piel tostada por el sol y el viento. Hay algo en esa música, nena, en la telaraña de los recuerdos, que me hacen pensar en el agua, el río, las cervezas y el aroma de tu casa y todo a oscuras y en silencio.

6 comentarios:

  1. Hola Miguel, llego a tu casa siguiendo el rastro de tus letras, aquí me quedo, intensa entrada..aunque soy más de The Clash....
    Para gustos...
    Gracias, buen día, besos de agua..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar por esta casa. Y sí, para gustos... Aunque también tengo mis días para The Clash. Abrazos.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Volvió el poeta Miguel tras las huellas de las letras. Bien por el retorno, nene...

    ResponderEliminar

Gracias por llegar a este punto. Ahora deja tu comentario. También puedes compartir esta entrada si te pareció, de algún modo, interesante.