lunes, 15 de junio de 2009

Destino: No importa (A una amiga desconocida)

Querida amiga,
Ya el café no es tan bueno, camino poco así como igual escribo. De la ciudad, pues el cielo toma un aspecto plomizo y te podría parecer tonto pero me pone melancólico. Los días son los mismos mi querida amiga, somos demasiado egocéntricos al querer medir el tiempo, cosa tan imprecisa y prejuiciosa.

¿Sabes? creo que te he visto por ahí mientras soñaba, ahora no puedo precisar si fue en una siesta o en un amanecer mientras me preparaba para seguir siendo el mismo que mira el ventilador y cierra los ojos. Me despierto en ocasiones y escribo cosas sin mucho sentido que quizás en algún momento podamos leer juntos, talvez, tú te rías y yo te pida que no lo hagas entre carcajadas. Reírnos de mis estupideces y mirarte a los ojos para luego bajar el rostro sin tener razón.


Me pregunto si la magia existe. Y si las canciones de amor y el mismo amor son una burla de nuestros sentidos en contra de nuestros delirios, si el caso en que no sabemos nada de nada y por tanto lanzamos balbuceos que traducen nuestra desesperación. Sentirse solo querida amiga, y más que solo, aislado. A veces (más de las que me gusta admitir) me siento así. Siento la presión de estar hundiéndonos. Pero, de momento no puedo hacer nada.

¿Donde estás? ¿Seguirás dando vueltas como Alicia o shihiro? ¿Puedo acompañarte a caminar en esos caminos desagradables que ocultan las pesadillas?. Pues ten presente, esta vida suele comportarse en ocasiones como una muy fea pesadilla. Podríamos despertar y enfrentar riesgos igualmente extraños:
1. Quizás solo tú y yo existimos y el cielo es vainilla por las mañanas.

2. Quizás yo era la pesadilla y esta carta es una fantasía.

3. Quizás ninguno de los dos somos reales y somos un sueño de un mendigo.

O, 4. Quizás (y solo si la naturaleza nos ayuda), podríamos estar más cerca de lo que pensamos, tú quizás pudieras sonreír al pensar en quien te ha escrito estas líneas. Es una posibilidad mi querida amiga.

Mis buenos deseos para ti. Recuerda, aquí estoy.

1 comentario:

  1. Quiza existio y hoy solo queda un pedazo de su alma, vagando entre los fotones de un monitor cuando se apaga

    Besos azarosos
    A.

    ResponderEliminar

Gracias por llegar a este punto. Ahora deja tu comentario. También puedes compartir esta entrada si te pareció, de algún modo, interesante.