miércoles, 16 de julio de 2008

Olvidado

¿Por qué se escribe?, ¿por qué se canta?, ¿por qué todo lo que hacemos? Me ha llegado esta memoria: “Me recuerdo de pequeño intentando mantener en mi mente (medio atemorizado) el rostro de mi padre que había muerto.”
Hoy reviso una libreta y miro los apuntes de clases escritas con garabatos que simulan letras y nombres de tipos con poca importancia para mí. Mientras lo escribía pensaba en lo egocéntricos que eran al hacer cosas (o demostrarlas) y vincularlas de inmediato con sus nombres. Ejemplo: “Series de Fourier”, “Función de Bessel”. ¿Son estas cosas de ellos porque pasaron noches con lápices desgastados, tableros verdes y bibliotecas mugrientas en una humedecida habitación trabajando en las simplísimas ideas que llegaban a sus mentes?... mmm no lo creo.

… te comportas de acuerdo con lo que te dicta cada momento y esa inconstancia no es algo heroico es mas bien algo enfermo…

Creo que las respuestas a las preguntas iniciales son simplísimas en si mismas: El temor a ser olvidados. La vida se queda corta y los años de lucidez son insuficientes ante nuestro ser lleno de pensamientos que se desbordan en nuestras manos.
Podrías imaginarte ese mismo lugar donde ahora (quizás) estás sentado en unos cien o no digo tanto unos cincuenta años talvez y ve lo poco que hay de ti en el ambiente. Fuiste un leve susurro fantasmal que no asusta a nadie. Te bates horrorizado y al final te encuentras inmerso en el rio del fastidioso tiempo, porque tenlo por promesa, el tiempo lo tiene todo, no se escapa nada de él… Nada, tarde o temprano.

Tus letras se guardan ahora en mi mente y las mías (tal vez) hagan lo mismo al menos por un instante. Podrías también mirar arriba (mas allá del techo que te cubre) extender la mirada, dejar que ella se pierda…. El paso siguiente sería imaginar en avanzar un poco y un poco mas, posarte en ese lugar elegido y contemplarte como un mísero punto, igual al mismo planeta sobre el cual te plantas.

Podrías (sería lo mejor) olvidarte de todo y seguir escribiendo para que alguien sienta las mismas sensaciones así sea tu nombre un borroso recuerdo. Tomar un tren o una bicicleta y dejar que el sol te de a la cara. Podrías (Nada recomendable) leer las historias del joven “werther” y seguir su camino al sentirte como un punto.

Pasa un buen día, yo desde acá lo intentaré.

6 comentarios:

  1. Es el binomio de las consecuencias... bueno y malo... de aprender algo... mira cómo te ha puesto comprender esas funciones. jajajaja

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. tu y tus escritos que de tanto que leo intento comprenderlo a veces todo, otras no puedo. pero persivo cieta oscuridad camuflada el letras con doble sentido que solo una persona lo entendera. Pero igual asi es mas valioso.

    Abrazos Teos

    ResponderEliminar
  3. No es necesario aparecer en una enciclopedia para ser recordado.. muchas veces nos recuerdan mejor y con mayor gusto las personas que nos rodean, a quienes les brindamos ese untadito de nosotros que nos hace únicos...

    ResponderEliminar
  4. Te lo regalo.


    Las palabras que olvidé...

    Olvidé tanto y tantas veces, que olvidar se vuelve una costumbre...

    Olvidé:
    respirar, observar, escuchar...
    transformar pensamiento en acción...
    la caricia no esperada...
    la persona mas deseada...
    el principio...
    el final...
    su presencia...
    su ausencia...
    olvidar...

    ResponderEliminar
  5. asi me siento yo amigo..
    como un punto...
    y encima hoy ese punto sikiera esta aki en esta habitacion..sino en otra dimnsion....
    sé que no entiendes...
    mucho mejor asi..
    te dejo un beso

    ResponderEliminar
  6. Temor al olvido? Ser un miserable punto?

    Mmm piensas mucho en el tiempo...

    ResponderEliminar

Gracias por llegar a este punto. Ahora deja tu comentario. También puedes compartir esta entrada si te pareció, de algún modo, interesante.