viernes, 8 de febrero de 2008

Terminó mal, es decir terminó bien

Sí, es sencillo: “no pudo terminar peor”. Estas reflexiones mías me llevan cada vez a darme cuenta inequívocamente de lo cambiantes y contradictorios que somos. En una ocasión pasada, les dije que algo no sabía como terminaría. Pues bien, si sabía como terminaría solo que quizás no lo aceptaba.
Piensa en tus cosas, lo que tienes, lo que te rodea, tus decisiones. Muchas muchas no son lo que tú querías, estaban para tu beneficio, te salvan, pero simplemente no las quieres.
Se llegaba el momento, sabía que de sus labios saldría esa pregunta (sabía la respuesta), Yo no la daría (también eso lo sabía) ambos conocíamos la otra respuesta. Esa que nos salva, la que no nos mete en problemas, “la buena respuesta”. La pensé, la di de la forma más escueta, al menos ese merito me lo merecía, en ese momento supe no podría sobrevivir adornando cosas que no me gustaban, contesté “NO”. Se venía otra pregunta, esta no la podría contestar como la anterior. Ahora sí, un enjambre de explicaciones sin sentido (incluso para mí) se volcó sobre sus oídos. Nos decíamos por dentro: “mentiroso, lo haces sabiendo que no creen un rábano de lo que dices”. En su interior se decía (al menos lo supongo): “preguntas cosas de las que conoces las respuestas”.
Quedé tumbado en una silla (luego en mi sofá) pensando las otras posibles respuestas “las malas respuestas”, preguntándome por qué no la di, contemplando lo que hubiesen sido las consecuencias de ella. Esa respuesta (la buena) mantendría el orden cósmico (dejen que me ría: ja ja ja ja ja), más no, mi orden psíquico.
Nuevamente nos volveremos a ver, miraré sus ojos, mirará los míos, habrá una verdad muy mentirosa en mis labios, habrá unos oídos prestos a escucharla. Sabremos los dos (Ella y Yo), que no es lo que se quiere, pero si es lo bueno. Que lo que para el resto es lo mejor (quizás también para nosotros), será catástrofe en nuestro interior.
No se me culpe, no soy más que polvo, polvo sagrado quizás pero polvo al fin.

16 comentarios:

  1. Somos muy cambiantes...

    Muchas veces, lo que dicen nuestros labios no es lo que siente nuestro corazón, mentimos...

    Un beso, Miguel!

    ResponderEliminar
  2. es muy diferente 'solo polvo' a polvo sagrado, y tu sabes la diferencia

    beso terreno
    A.

    ResponderEliminar
  3. esta vez no entendi bien el significado del post amigo...
    imagino que ocultas la verdad de tu interior...dejando paso atu razonamiento logico...no?...
    es eso?


    s ea como sea ten cuidado con no mirarla fijo alos ojos...
    los ojos no mienten...y kizas ellos pueden traicionarte.....


    sea como sea...que todo te salga bien y seas muy felizzzzzzzzzzzzzzzz

    ResponderEliminar
  4. Es muy diferente en muchos casos lo que pensamos y sentimos a lo que finalmente decimos o hacemos, es una condición muy humana.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Somos polvo al final..bellos bebes al nacer. ¿adónde va el polvo? no lo sé
    he disfrutado tus letras

    ResponderEliminar
  6. dicen q es mejor estar hasta el fondo porq no puedes estar ya peor de lo que estas...
    tu a q nivel de peor llegaste???

    ResponderEliminar
  7. y q se pierde si se dice la verdad?
    saludos

    ResponderEliminar
  8. Eres polvo, Migue!!!!

    Y morderás el polvo!!! ja!
    Mantené el orden cósmico!!!
    (cómico)
    Besotes!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Partiendo de la base que aprendemos siempre de los errores no es extraño que no sepamos comportarnos de acuerdo a nuestros sentimientos y acabemos apesadumbrad@s arrepintiéndonos de esas conductas tran contradictorias, pero eso no es obstáculo para que una vez comprendida la "lección" cambiemos de actitud y seamos auténticos de una p*** vez y cojamos al toro por los cuernos sin mentirnos y sin mentir a los demás.
    Ya sé que no es fácil pero inténtalo y seguro que te irá mejor en la vida.
    Besos arco iris :)

    ResponderEliminar
  10. Mmmm, pensar en las posibilidades cuando ya se tomó una... no suelo hacerlo, significa darle muchas vueltas a las cosas.
    Me da curiosidad es ode que sabías la respuesta, hay muchas cosas que yo no tengo idea cómo se desarrollarán.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Y lo peor es quedarse con intriga del que pasará luego? Al menos a mi esas cosas me irritan mucho y pierdo la cabeza, aunque también soy demasiado comprensiva y cuando debería ser mala no puedo, buuu.

    ResponderEliminar
  12. me encanta como escribes...
    yo prefiero la verdad, prefiero no conformarme, prefiero vivir lo que quiero,...pero comprendo que a veces no es fácil, comprendo que eres libre de elegir...

    *te envío mucha fuerza y energía*

    ResponderEliminar
  13. mmm siempre sabes cual es el mejor desarrollo de la historia por todo lo que involucra pero no quieres entenderlo, yo por mi parte y para no arrepentirme luego de no hacerlo, me he guiado por lo que quiero hacer y aunque me ha traido grandes sufrimientos tambien ha traido grandes alegrías... si toca pelarse las rodillas y caerse para levantarse mejor... pues ASI TOCA..

    A vivir la vida intensamente... aprendiendo sin remordimientos...

    ResponderEliminar
  14. Muchas veces sabemos cual es la respuesta correcta, pero preferimos no darla. Decimos lo que el otro quiere escuchar, y aceptamos lo que el otro nos dice aún dudando. Somos seres débiles que no queremos sufrir, y la verdad a veces duele mucho.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  15. Mentiras piadosas, verdades a medias, verdades mentirosas... son solamente el eufemismo sin el q algunos no sabemos vivir pero lentamente desvancesen su cortina...

    ResponderEliminar
  16. Desde la epidermis del verso
    que acompaña estas palabras,
    hoy esos locos querubines
    de alas de papel rosa
    me acompañan
    para colorear tu sonrisa
    y regalarte felices instantes
    de plácida compañía.

    ¡FELIZ SAN VALENTÍN!

    ResponderEliminar

Gracias por llegar a este punto. Ahora deja tu comentario. También puedes compartir esta entrada si te pareció, de algún modo, interesante.