sábado, 26 de enero de 2008

Buenos tiempos, malos tiempos.

Si que es así como dice la canción, “todo da vueltas como una gran pelota”. Y también como dice esa otra: “hay buenos, pero de seguro también malos tiempos”. Veo como se mueven las cosas, quieto, tirado en mi sofá. Presidentes se pelean, mujeres se encienden, los cielos (al igual que los corazones) se hacen inaccesibles. No todo es malo, hay cositas por ahí que hacen esto interesante. Creo que esas cosas buenas son las personitas que nos acompañan en los días malos. (Cuantas veces he querido decirles gracias, y cuantas mis estupideces me lo han impedido)
De pronto, me veo lleno de ilusiones, con lágrimas de felicidad, con ganas de tragarme el mundo en dos segundos, pero se aparecen radiantes, inmarcesibles, todas las estupideces que a otro no harían reír y a mi me darían de baja.
Este año ha llegado a pasos de gigante, quizás me halla tomado mal parado, apenas hoy al recibir un mensaje de texto, uno de esos de un “amigo” que me recordaba que aquí nada se detiene, he hecho un balance. Quiero dejar claridad que las contabilidades no llegarán a ser mi fuerte.
Me tiré en el sofá, sonaba “Creo” de Fito Páez en el fondo y el resultado entre debes y haberes del que se acabó y el que empieza fue el siguiente, a saber:

--Utilice muchas veces mi firma y la debito, más que en cualquier otra época. (No se que tan bueno sea).
--Quedé contento con mi promedio universitario, pero mi beca se fue al piso (Eso si, no es bueno).
--Hice un par de cositas que me había jurado no hacer jamás (Una de ella para un post completo, la otra en la siguiente línea. Ah, de ninguna me arrepiento).
--Sabiendo el terreno que pisaba me acerqué más, se que ella también lo sabía. No hice nada para que no fuese así. (Quien sabe como terminará “
aquí, escueta y figurativa información adicional”).
--Mi señorita corazón, no es más mi señorita corazón (Decisión unilateral)
--Publicaron uno de mis cuentos en una antología (La edición fue decente y mi nombre salio varias veces en los periódicos)
--He estado cambiando (a veces me asusta cuanto).
--Ustedes, mis gentiles y tremendamente estimados lectores y amigos han estado ahí (Muy bueno, de lo mejor, hasta “Lara” que estaba perdida, regresó)
--Quizás por miedo, he sido un poco más selectivo (incluyendo música, pasando por colores de ropa y sobre todo con las niñas)

No seguiré haciendo quejumbrosas cuentas pues podría incurrir en el aburrimiento de masas.
Creo que el gran total me indica que ha habido cosas buenas y otras no tanto. Supongo que esto continuará, así que ni modo.
“Gracias a quien leyó hasta el final”, no acostumbro escribir mucho aquí.
Ah, la canción que sonaba cuando terminé de escribir es: “Jesus of suburbia” de “Green Day
Que pasen un buen día.

9 comentarios:

  1. Yo llegué hasta el final y veo que soy la primera en comentar.

    Siempre rescato que la gente que quiero me acompaña en los momentos malos, también me gusta a mi acompñarlos a ellos en sus momentos malos...

    Te dejo un beso Miguel! :) Que tengas un lindo domingo!

    ResponderEliminar
  2. Y yo la segunda, que llego al final, señorito Corazón.

    Bueno, si fue de mutuo acuerdo...que sea para mejor. Felicitaciónes por la publicación!!!!!
    Uf...sin beca????
    Buenas calificaciones...
    Buen balance, muchacho,

    buen balance.
    Y usted no meloesta en mi cajita! :) Deje mensaje, nomás!

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Quiza si deberias seguir haciendo quejumbrosas cuentas. Habemos quienes disfrutamos.

    Besos dominicales
    A.

    ResponderEliminar
  4. Y yo también llegué hasta el final como es bien debido hacerlo y bueno si la vida siempre nos pone cosas buenas y malas pero todo creo es un perfecto equilibrio, o imagínate una vida en la que tuviéramos garantizado siempre éxito, creo que no tendría tanto valor ese éxito al no ser luchado.

    Saludos amigo y buen inicio de semana

    ResponderEliminar
  5. Pd: Molesta a Feri con mensajitos en su cajita, a una chica no se le dice nunca no.....jejejeje

    ResponderEliminar
  6. SIEMPRE LLEGO AL FINAL! Vale aclarar que sus cuentos no son aburridos auqnue el final de este post me cautivo. Que formal nos emos vuelto compañero!!!

    ResponderEliminar
  7. Numeros rojos??? Para nada! cada experiencia por muy estupida o maravillosa q sea nos trae el recuerdo q estamos viviendo y q podemos voltear la mesa cuando querramos. Salu x este año x q sea mas loco y maravilloso y si no es asi... inventemoslo!! q para eso se es escritor jajaja

    ResponderEliminar
  8. Nada...ja!
    Esclavo del destiiiiinoooooo.....♪
    Vine a cantarte! :)

    ResponderEliminar
  9. Ocasionalmente libres?
    :)

    Me gusta! Y como dice Fran....dueños de la llave.
    Esto se está poniendo muuuuuuy bueno!!!!

    ResponderEliminar

Gracias por llegar a este punto. Ahora deja tu comentario. También puedes compartir esta entrada si te pareció, de algún modo, interesante.