lunes, 3 de diciembre de 2007

En los parques

Las hojas caían removidas por la suave brisa. Ellos, ahí sentados uno al lado del otro sin decirse una palabra. Él intentaba mantenerse en la posición rígida que había tomado minutos antes, a ella le nacía una sonrisa pero la estrangulaba con los dientes. los rayos de sol que se colaban por las ramitas del árbol bajo que los cubría, le mostraba que el tiempo estaba pasando, que se iba para no volver. Un hombre viejo, sucio y Desarrapado pasaba por el frente y se acomodaba en una de las vancas, dormiría plácido de seguir ellos tan callados, quietos, simulando los bustos de políticos de la plaza llenos de la suciedad de palomas. Nada de este día sería igual que los anteriores, que los proximos. Sembrados allí a punto de explotar, a punto de decir tantas cosas, a punto de callarlas para siempre.

11 comentarios:

  1. Uy... esas situaciones...

    En esos momentos se puede cortar el aire con una tijera de la tensión que existe... siempre lo mejor es hablar, cuando las cosas no se dicen en primera instancia, no se dicen nunca.

    Un beso Miguel!

    ResponderEliminar
  2. ...exactamente esos son los silencios incómodos que necesitan ser llenados con algo no?

    Ta lo dijo Umma Thurman en Pulp Fiction...

    Saludos compa.

    ResponderEliminar
  3. esos momentos de silencios incómodos no me gustan nada. Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Me gustó que el escenario sea un parque, porque es cierto, ahí pueden pasar miles de cosas.
    ¿Palabras que no se dicen? Somos expertos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Espero que al final las verdades salieran de sus bocas y de sus corazones..
    un beso miguel

    ResponderEliminar
  6. Un parque es un lugar demasiado idílico como para que se den este tipo de situaciones, qué penita...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Me paso algo similar en el patio de mi escuela, era muy grande asi que me lo recordó tanto... no dije nada y siempre pienso en el hubiera aunque se que no existe... aprendí de eso creeme jaja gracias por escribirlo, saludos!

    ResponderEliminar
  8. Las palabras de amor a punto de salir, pero contenidas por miedos y timidez...estas se desfogan en indirectas miradas y silencios que se propagan en el tiempo, pero palabras que se pueden lamentar no haber dicho en el futuro.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. El silencio lleno de palabras temblorosas, angustiadas, que acuchillan los labios pero que se esconden, para no herir o para no sufrir.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. A VECES NO SE NECESITAN PALABRAS PARA EXPRESAR LO EVIDENTE. LAS PALABRAS SE LAS PODRIA LLEVAR EL VIENTO. ESOS MOMENTOS PERDURAN.. ETERNAMENTE.

    ResponderEliminar
  11. mmm.... no sé pero a mi callar es señal de cobardía, así lo veo yo. Que tal que pasaran muchas cosas y por no decirlas quedas frustrado. Pero como dice Mateo, si algo ya es tan evidente, lo único que queda es sacar información extorsionando, jajaja. Besos

    ResponderEliminar

Gracias por llegar a este punto. Ahora deja tu comentario. También puedes compartir esta entrada si te pareció, de algún modo, interesante.