miércoles, 14 de noviembre de 2007

Oda a mi sofá

Ah, tu mi querido amigo,
¿cuantas veces no has dicho nada?,
¿cuantas veces habrás querido hablar?,
ah, mi viejo sofá.
y después de tanto tiempo el se acordó que solo le faltó vivir... solo vivir. Siento que aveces todo pasa tan rápido. La U, los amigos, las niñas, la vida misma que no queda mas que pararse al lodo como dice la canción y verlo todo.
Hoy mientras corro para preparar mis últimos examenes me acordé con un sentimiento de calma y desespero al tiempo de todos los que se han ido o todo lo que se ha ido. Mi amigo de 2º elemental, la niña que era mayor que yo, los amigos de la secundaria que no vi mas, la pelada de la que ya les hablé, de mi papá y de las canciones viejas.
¿Saben? El viejo sofá que fue blanco y que ahora ya no sé me ha acompañado cuando tengo que mirar hacia adentro es decir a los recuerdos. ha estado cuando he llegado con tragos en la cabeza y cuando no he sabido que escribir. me acompaña cuando con mi voz de pote intento entonar canciones y ha hospedado las posaderas de las niñas que han llegado de visita. ¿Que mas le podría pedir?.
Pero este post no es solo para el, es para los que yo no entiendo como aun me soportan. Esto es para ustedes que han llegado a esta parte de la lectura. El sofá sigue ahí, espero ustedes también.
saludos a todos, a los chicos un abrazo y a las niñas un beso

14 comentarios:

  1. Qué bueno, todos los sofás se merecerían una oda del estilo de la tuya. Y ya no te digo de otro tipo de objetos personales y demás que nos traen recuerdos...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Las cosas inanimadas que nos rodean guardan recuerdos de nuestros pasos junto a ellas, y por lo tanto son merecedoras de reconocimiento.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el beso!!

    ...y sí, el sofá es el confesor y el soporte de tus aventuras y desventuras.

    Un beso Miguel, que pases lindo!

    ResponderEliminar
  4. Sofás y otras tantas cosas que son un vivo recuerdo de tiempos y etapas ya idas para no volver, también de seres muy especiales familiares y amigos que de alguna forma quedaron marcados en esos objetos.

    La verdad es que me he aferrado a muchos objetos presentes en mi niñez como vivos recuerdos de etapas felices que el tiempo se llevaria para reemplazarlas por dolor.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Son esos objetos que a veces ni miramos, pero nos facilitan y alegran la vida como nadie. Buena idea lo de la oda.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. muy buena oda. el sofá, como otros objetos, siempre espectadores de nuestros actos, nos traen recuerdos, y nos acompañan en otros. la vida pasa deprisa, y me entra nostalgia si lo pienso demasiado. es bueno mirar todo lo que has vivido, pero bueno es tb pensar que el futuro puede ser bueno o mejor.
    un beso y un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  7. Yo encantada me llevo el beso, gracias, y buena oda al sofa, un día nos tomamos un vinito en el.

    Besos para ti.
    mar

    ResponderEliminar
  8. claro que hemos lelgado al fial...y hasta ehmos conseguido tomarle cariño atu blanco sofa....
    un besito pa ti miguel...y otro ...claro...para el sofa....

    ResponderEliminar
  9. Gracias por el beso... en realidad terminé de leer porque esperaba un beso jajajaja...
    Realmente me gusta leerte y me asombró un parte de este post..."me ha acompañado cuando tengo que mirar hacia adentro es decir a los recuerdos, ha estado cuando he llegado con tragos en la cabeza y cuando no he sabido que escribir."

    Un abrazo cariñoso

    ResponderEliminar
  10. ...con Homero Simpson aprendí que unsofá es mas bien un mimbro de la familia jejeje.

    Ahora compadre mandese una oda a la refri, esa si es mi incondicional jajaja.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Ayyyy...un poco mas y me pongo a llorar!
    Si te has dado cuenta de que el tiempo pasa muy rapido, pues aprovechalo! disfruta, abraza, besa, quiere, juega, mima, siente...y todo esto, puedes hacerlo con el sofa o sin el, pero sí tienes que hacerlo con la gente que te quiere.
    Yo no tengo que soportarte, me gusta como eres, saber como estas...y mientras tu escribas yo seguiré leyendote!;-)

    *otro beso para ti*
    *esos ánimos*

    ResponderEliminar
  12. Gracias! Por la oda y por contarno cosas tan simples, conocidas...que también forman parte de nuestras vidas...
    Aquel sofá, el verdadero...ya no está. Pero lo recuerdo bien, sosteniendo guitarreadas, siestas...y amigos. Muy lindo!!!

    Beshitosh!!!!
    Me encantó la música, también :)

    ResponderEliminar
  13. Y un abrazo para ti! me compraré un sofá...

    ResponderEliminar
  14. Huy. Cuantos recuerdos. y yo donde he vivido tantas cosas. Será que la lucha esta entre querida cocina qme haces feliz y querida cama de mi mamá testigo inerte de tantas pilaturillas por ahi. Hasta mi misma existencia... jejeje siii!!! "querida cama de mi mama"(pobre estará mas empabada)

    ResponderEliminar

Gracias por llegar a este punto. Ahora deja tu comentario. También puedes compartir esta entrada si te pareció, de algún modo, interesante.