lunes, 10 de septiembre de 2007

vidas prestadas (II)

esos habitantes de la nada pasean por ahí, a menudo los suelo ver, en los parques, sentados en un restaurante, o viendo la tele.
me sacudo la contaminación que producen sus alientos ácidos, las cosas no pueden ser mejor, ya lo fueron y ahora estamos en picada y te aclaro mi estimado lector que lo digo, no solo por el miedo que me produce sino por la certeza de saber que luego de estar en lo mas alto solo hace falta bajar pero hacerlo a toda prisa, caer sin alas como las gotas que sientes caer en tu ventana y suicidarse sin decir nada, o el orgasmo anhelado y luego solo recuerdo, si mi amigo, sucede que estos hombres de vidas prestadas te miran y no logran decir nada, esperan que les ayudes a vivir, quizás son solo muertos que deambulan por las calles sin saber a donde llegar, pero no hablo de esos muertos que tristemente llevamos un día a su tumba con lágrimas en los ojos, te hablo de esos que tu y yo ya conocemos, esos que ves pasar frente a tu ventana en los días grises cargando con sus vidas a cuestas; la cuestión es que noto un casi imperceptible problema: "tu" o "yo". Aquí se hace mas complicada la situación, de que lado vamos navegando en este mar de "cosas tontas"?, yo me miro a un lado tratando no tomar parte, pero a mi lado hay muchos, entonces soy yo o son ellos los muertos, a veces me siento en la grama y pienso si alguien me observa y dice: "ah, niño, cuando perdiste el fulgor?"
...

11 comentarios:

  1. ¿El hombre es un virus? ¿Es un mamífero? saludos!

    ResponderEliminar
  2. Solo espero que algún día no me toque ser como esos hombres de vidas prestadas... dan pena!

    Muy reflexivo este post de hoy!

    Un beso Miguel!

    ResponderEliminar
  3. uiii!! que historia, senti que en algun momento he vivido una vida prestada.. saludes

    ResponderEliminar
  4. Hola!!!

    Por aca conociendo!!! te dejo besos y abrazos desde argentina!!!

    ResponderEliminar
  5. Bueno, si mi vida es prestada intento hacerlo lo mejor posible y que a quien se la cogí no me eche luego nada en cara... Besitos.

    ResponderEliminar
  6. que bueno este post, de verdad que en todos nos llevas a reflexionar acerca de esas vidas que sentimos prestadas, pero también propias total un mar de confusiones . Saludos

    ResponderEliminar
  7. muy buenas palabras. por lo menos quien ve a los que tienen vidas prestadas, creo que ya es señal de que no tiene ninguna. son los otros, tu estas al lado correcto, te das cuenta, y quieres hacer lo posible para no coger ninguna vida prestada. y si esperan que les ayudes a vivir, pq no hacerlo? un besazo

    ResponderEliminar
  8. Que gotico costeño! Por poco me sumerjo en un mundo metaforico que sencillamente aterra. RElax hombre

    ResponderEliminar
  9. vidas prestadas.
    concesionadas.
    Mientras más alto el vuelo, más fuerte es el golpe de la caída.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. vidas prestadas.
    concesionadas.
    Mientras más alto el vuelo, más fuerte es el golpe de la caída.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. vidas prestadas.
    concesionadas.
    Mientras más alto el vuelo, más fuerte es el golpe de la caída.

    Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por llegar a este punto. Ahora deja tu comentario. También puedes compartir esta entrada si te pareció, de algún modo, interesante.