lunes, 24 de septiembre de 2007

prisión

Estos de los que ya te he hablado mi querido lector no tienen solo el karma, problema o llamalo como quieras (que al final da igual) de cargar con sus pesados cuerpos por ahí en el circulo donde se vuelve a la nada, de donde se parte con anhelos, a mitad de camino se pierden todas las fuerzas y te tiras sin mas remedio a ver cielo naranja al atardecer llamándote y haciéndote al mismo tiempos señales extravagantes de negación y siendo el final quedarte y convertirte en nada o en algo, en "polvo". no no no los problemas para estos seres atiborrados de nada es mayor, si, claro es eso, ya lo leíste en la cabecera; sus cuerpos y todo lo que tocan, hacen o miran se convierte en la mas detestable prisión.
sus cuerpos: quieren salir de ellos y lo podrían hacer si lo quisieran pero no son lo suficientemente capaces de abrir los ojos, por el contrario tratan de hacer de su vida en la prisión lo mas agradable posible pero igual, ahí sus mentes no los engañan tampoco son lo suficientemente listos para ser dueños y conquistadores de ese cuerpo convertido en prisión.
sus trabajos: juguemos algo, imaginate a uno de estos personajes, si dale, se que puedes, ya lo estas haciendo, verdad?, tu los tienes plenamente identificados ¿tengo necesidad de describirlo? se que no, pero demos un vistaso, lo puedes ver tajando los lapices?, notas como mira a la chica que lleva los papeles y folios y no le dice nada?, el bien sabe que que al final del día no hará nada, que se ira a ver t.v y luego sacara de ese odioso maletín algo de trabajo para "perder tiempo", ah aquí estará la mayor parte de su vida, si, hasta hacerse viejo.
y su casa: ni hablar, es la mas grande, terrible e indeseable.
...
vuelvo a preguntártelo, ya sabes que lo he venido haciendo: si, hablo de ese problema: tu y yo, tu o yo...

11 comentarios:

  1. ...alguna vez te contaré por qué me siento prisionero de mi propio cuerpo, me identifica mucho este texto...

    Saludos bro...

    ResponderEliminar
  2. Igual que tú, conociendo y pasando a saludar, interesante tu texto...

    ResponderEliminar
  3. Nosotros.
    No hace falta polarizar tanto... existen puntos medios, se pueden crear también.

    El cuerpo....no debemos temer.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. cuerpos atiborrados de nada..
    me gusto esa definicion...

    yo estoy con carlos...
    hay muchas prisiones...el vive en una...
    yo vivo en otra...
    un beso grande...

    ResponderEliminar
  5. Mi cuerpo es solo eso...un envoltorio, el alma y la onda energética de nuestros karmas y darmas es la que trasciende, yo no me siento prisionera ...de hecho estar viva ha sido mi opción...el día que ya no me guste diré adios.
    BESOS PARA TI CON MUCHO CARIÑO,
    me gusta tu blog amigo!

    ResponderEliminar
  6. Existen prisiones diferentes, pero yo soy positiva y siente que la libertad está en la mente, en nuestros deseos, en nuestras ganas. He llegado a sentirme libre sin moverme del mismo lugar...

    Un beso Miguel

    ResponderEliminar
  7. En mi opinión nuestra mayor prisión es la mente, la que nos abre y nos condiciona. Pero en algunas ocasiones puntuales comparto tu opinión.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Oye tú también escribes muy bien!
    Un placer!

    ResponderEliminar
  9. Somos parte de un todo, sin cuerpo no somos nada, tenemos que aprender a vivir con todo lo que tenemos sea bueno, malo, cansado, aburrido, etc. saludos compita!

    ResponderEliminar
  10. Interesante idea...
    la imagen, la palabra...

    ResponderEliminar
  11. Lo malo de aquellos que arrastran Karma es que a veces hacen más daño del que deberían por cosas que no son de esta vida...

    ResponderEliminar

Gracias por llegar a este punto. Ahora deja tu comentario. También puedes compartir esta entrada si te pareció, de algún modo, interesante.